La Farola de Amador

La Farola de Amador se instaló en la actual
Plaza de los Naranjos en 1886

La Farola de Amador, era la reina de la plaza. Siempre altiva y espigada.

La llamaban así, porque fue construida e instalada en el año 1886, siendo alcalde presidente de la ciudad Don Amador Belón.

Solía tener junto a sus pies, cuatro floridas macetas y su esbelta figura alzaba al cielo sus fuertes brazos de hierro.

La Farola de Amador 2La llegada de la electricidad a Marbella
se conmemoró por todo lo alto

Cuando se colocó la farola en la plaza principal de Marbella, frente a la Casa Consistorial, fue un autentico acontecimiento para todos los marbelleros. Puesto que no solo se conmemoraba la llegada de la electricidad a las calles de Marbella. Sino que también se convertiría en un símbolo de modernidad y de avance de una ciudad muy vinculada a la industria siderometalúrgica.

Su belleza era admirada por muchos.

Se sentía feliz iluminando con sus lamparas las oscuras noches de invierno.

La Farola de Amador 3
La plaza principal de la ciudad,
donde fue ubicada l
a Farola de Amador
era el lugar donde durante muchísimos años se reunían
los marbelleros antes de partir a la “Jira de Juaná”

A veces, durante las celebraciones del Corpus Christi, no podía evitar emocionarse.

Presumida y discreta, no le importaba oír los comentarios que hacían los marbelleros cuando quedaban en las inmediaciones de la Plaza, antes de subir a la Cruz de Juaná.

Tampoco se inquietaba cuando sus paisanos engalanaban los balcones al llegar las fiestas de San Bernabé, ni cuando se exponía en la atalaya del Ayuntamiento el Pendón de la ciudad.

La historia de esta farola está muy unidad a la de Marbella, puesto que ha visto y vivido los momentos más gloriosos y convulsos de nuestra ciudad, desde que fue colocada frente a la fachada del Ayuntamiento.

La farola de Amador 4

La Farola lleva más de ciento treinta años
contemplando los diversos avatares de la historia de Marbella

Aún recuerda las huellas en el albero, de las mujeres que se acercaban con sus cantaros hasta la fuente, para llenarlos de agua ayudándose de una caña.

Tampoco ha olvidado la imagen de las colillas esparcidas a sus pies, apagadas con las botas de los soldados que hacían guardia en la garita que instalaron junto a ella, en una época bastante revuelta.

La farola de Amador 5

La plaza donde estuvo ubicada por primera vez
la Farola de Amador, ha sufrido desde antaño
muchísimos cambios fisonómicos

Convivió desde 1910 con plataneras que daban buena sombra. Y algo más tarde, con frondosas palmeras que vio crecer desde que las plantaron.

En el año 1941, siendo alcalde de la ciudad Enrique Belón, fueron sustituidas por unos naranjos de fruto amargo. Sus flores de azahar, han perfumado desde entonces, al llegar la primavera, todos los rincones y callejuelas de nuestra vieja Marbella.

La farola de Amador 6

La Farola de Amador fue traslada a otro lugar
por una cuestión de bustos

Algún tiempo después, las vicisitudes de la historia, hicieron que en 1968 fuera trasladada a la Plaza de África para que se pudiera colocar en su lugar un busto de Franco. El cual, fue retirado en 1983 para instalar otro del Rey Juan Carlos I.

Sin embargo, el destierro a un espacio urbano más pequeño, le fue indiferente.

Apenas le afecto, pues a pesar de todo, ella siguió sintiéndose la reina de la plaza.

Siempre altiva y espigada.

La Farola de Amador 7

Francisco Javier Galbeño.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *