La Cruz de Juaná, historia y leyenda

Por Francisco Javier Galbeño la cruz de juanar la cruz de juaná

Un terrible temporal en la costa de Marbella
forjó la leyenda
de la cruz de Juaná
la cruz de juanar

A mediados del siglo XIX un terrible temporal azotó las costas de Marbella, atrapando entre sus agitadas aguas a una embarcación que fue sorprendida por la tormenta cuando regresaba a tierra. la cruz de juaná

En ese trágico día el cielo se fue tornando azabache, impregnando de una prematura oscuridad todos los rincones del horizonte. la cruz de juanar

La tripulación, temerosa ante la tragedia que la fuerza del viento presagiaba, permanecía en silencio mientras todas sus miradas se perdían entre las negras nubes que desde hacía ya varias horas no dejaban de descargar torrencialmente y sin piedad sobre ellos.

la cruz de juaná, historia y leyenda

Durante el siglo XIX,
la flota marbellera
sufría duramente los envites de los temporales
al no disponer de un puerto donde refugiarse

Desgraciadamente, el mástil y las velas estaban tan dañados que se hacía casi imposible el gobierno de la nave. Aumentando a cada minuto que transcurría, el riesgo de zozobrar definitivamente.

Cada vez eran más intensos los movimientos producidos por la fuerza de aquellas enormes olas que atravesaban con su indómita fuerza una y otra vez la cubierta de la embarcación.

Cuando el manto de la noche llegó, no tardó en envolver las almas de aquellos hombres que no encontraban otro recurso que el de encomendarse a lo más sagrado y divino para ellos. Pues aunque la Virgen del Carmen siempre les había ayudado, aquel temporal parecía ser el fin. Ninguno de ellos había vivido jamás una situación tan dramática ni nunca se habían sentido tan desamparados.


La intensa oscuridad del cielo tan solo era rota en ocasiones por el resplandor de algún relámpago que siempre volvía a dejar la misma estela sombría en el firmamento. cruz de juanar

Sin embargo, cuando más desfallecidos estaban, una débil luz irrumpió en el oscuro horizonte.

Todos pensaron que aquel brillo podría ser el de una estrella, pero nuevas luces comenzaron a surgir junto a la primera dando paso minutos más tarde a la inesperada aparición de una gigantesca silueta que brotó de la nada. Se trataba del contorno de Sierra Blanca y del majestuoso pico de Juaná.

Aquellos destellos luminosos comenzaron a hacerse cada vez más intensos con movimientos irregulares que ascendían hacia el cielo. la cruz de juaná la cruz de juanar

la cruz de juaná, historia y leyenda

Hasta el año 1864 Marbella no contó con un faro
que pudiera servirle de referencia y aviso costero a los navegantes

La tripulación comprendió enseguida que estaban muy cerca de la costa de Marbella y que sus paisanos, estaban encendiendo hogueras en lo más alto del monte donde se erigía la Ermita del Calvario. Una práctica habitual que solían hacer los marbelleros durante los temporales, siempre que algún barco se encontraba con dificultades para regresar a tierra. Pues de ese modo, conseguían advertirles y guiarles ante la carencia de un faro en la ciudad. cruz de juanar

El armador del falucho, Don Juan Galbeño, y los familiares de la angustiada tripulación, esperaban sobre la arena de la playa del castillo de San Luis a que se vislumbrara por fin el mástil de la embarcación, una espera que se hacía dramática e interminable.

Los componentes de la tripulación, intentaban a duras penas conducir el barco hacia aquellas luminarias que les daban nuevas esperanzas de salvación. Pero aunque la distancia que les separaba de la costa no era mucha, la rudeza del temporal dificultaba enormemente cualquier tipo de maniobra.

la cruz de juaná, historia y leyenda

El Falucho es una embarcación cuya característica principal es que su mástil 
va muy inclinado hacia proa y que la vela que iza es latina de gran superficie

En tierra, algunos zagales encaramados a los arruinados muros del castillo de San Luis, daban la voz de alarma después de advertir la forma del falucho tras el resplandor de un gran relámpago.

Mientras en el embravecido mar, entre rezos y plegarias, toda la dotación de aquel desventurado barco tomaba una decisión que se convirtió en firme promesa: Si lograban salvar sus vidas, colocarían una cruz en lo más alto del pico de Juaná. Pues su recortada silueta, se había mostrado frente a ellos marcandoles en el horizonte la dirección que debían seguir.

Afortunadamente, la embarcación acabó siendo arrastrada por una inesperada corriente que provocó el oleaje. Siendo impulsados hacia la costa y naufragando muy cerca del Muelle de Piedra.

Este hecho, junto a la ayuda de los marbelleros que esperaban en la playa el regreso de la nave y que participaron con gran valentía en el rescate de los náufragos, fue determinante para que todos ellos consiguieran salvar sus vidas.

la cruz de juaná, historia y leyenda
Detalle del plano del fondeadero de Marbella (1889)

Algún tiempo después los tripulantes del barco naufragado, a instancias de Don Juan Galbeño, consiguieron la colaboración del director de la Ferrería del Ángel, Don José María Marín (consuegro del armador), para que del mineral extraído de las minas del Peñoncillo se fundiera una gran cruz de hierro.

Fue entonces cuando los supervivientes de aquel desdichado naufragio, arropados por el pueblo de Marbella, subieron la pesada cruz hasta la cúspide del pico de Juaná. Cumpliéndose así, la solemne promesa que hicieron durante el temporal que casi acaba con sus vidas.

la cruz de juana con flores

Desde ese momento, los marbelleros comenzaron a subir hasta el pico de Juaná
en cumplimiento de alguna promesa o en conmemoración de aquel trágico suceso

La cruz se adornaba con ofrendas florales y se encendían velas a los pies de la misma. Convirtiéndose esta costumbre en una tradición que fue continuada por muchas generaciones durante décadas. Surgiendo la leyenda popular de que no se puede ser un autentico marbellero hasta que no se visita la Cruz de Juaná, al menos una vez en la vida. cruz de juanar

Dándose también el caso de que los más ingeniosos de la comarca, crearon coplillas populares haciendo referencia a la odisea del naufragio y a la subida de la cruz a Juaná.

Desgraciadamente, las letras de esos añejos cantares se perdieron con el tiempo. Conservándose únicamente hoy día un humilde estribillo convertido en refrán. El cual, aún perdura en la memoria de los más antiguos marbelleros: “Al Tostón por los Santos y a Juaná por los matrantos…”.

la cruz de juanar fue arrancada de su base

La cúspide del pico de Juaná permaneció durante doce años
sin la presencia de la venerada cruz de hierro

En el año 1936, coincidiendo con el inicio de la Guerra Civil, la cruz de Juaná sufrió un terrible acto vandálico.

Fue arrancada de su base y arrojada por un precipicio, partiéndose en dos pedazos a consecuencia de los golpes e impactos que recibió en su caída. La cruz quedó oculta por la maleza y durante doce años, permaneció perdida en un abrupto e inaccesible lugar.

Pero aun así, la tradición no se había perdido. Los marbelleros seguían subiendo en penitencia hasta la cumbre de Juaná donde continuaban dejando velas y flores a pesar de que en el lugar donde antaño estuvo la cruz, tan solo permanecía la base que la sostenía.

Sin embargo, durante el año 1948 unos jóvenes de Acción Católica de Marbella, se propusieron encontrar la cruz. Logrando hallarla y llevarla con grandes esfuerzos y dificultades hasta Marbella, donde fue reparada.

De ese modo el día 1 de mayo de 1948, con la ayuda de tres arrieros que portaban en mulos la cruz, esta fue subida de nuevo hasta el pico de Juaná en medio de un temporal de lluvia y granizos que no impidió que la gran cruz de hierro, fuera colocada de nuevo en el mismo lugar donde siempre estuvo.

cruz de juaná 3 de mayo
3 de mayo de 1948

Dos días más tarde, el 3 de mayo de 1948, gran cantidad de marbelleros se reunieron en la Plaza Principal de la ciudad. Desde allí, en medio de un ambiente festivo y alborozado, subieron caminando hasta el pico de Juaná. Oficiándose una misa ante la imagen restablecida de la cruz, la misma que tras doce años de ausencia, volvía a recuperar su presencia en la cúspide de Juaná.

la cruz de juaná, historia y leyenda
La tradición de la jira a Juaná se reactivó
tras la reposición de la cruz en 1948

Algunos años después, a finales de la década de los 60, el Padre José Tejera comenzó a subir hasta Juaná para oficiar una misa ante todos los que participaban en la tradicional “jira” (con jota) a Juaná.

la cruz de juaná, historia y leyenda
Padre José Tejera

Aunque antiguamente la jira al picacho se hacía el 3 de mayo (Día de la Cruz), posteriormente la subida oficial a Juaná se traslado al 1 de Mayo para que coincidiera con un festivo y de ese modo, la tradición tuviera mayor participación.

la cruz de juaná, historia y leyenda

El 18 de marzo de 2007 se trasladaba a la cima del pico de Juaná
una imagen de la Virgen del Carmen de piedra maciza

Pero la sufrida cruz que contempla Marbella desde las cúspides de Sierra Blanca ya no está sola.

El 18 de marzo de 2007, José Antonio Cazorla se propuso cumplir una dura promesa. Subir hasta la cumbre de Juaná una Virgen del Carmen de piedra maciza, de más de 45 kilos de peso.

la cruz de juaná, historia y leyenda
La Virgen de Juaná

Este intrépido marbellero junto a otras nueve personas entre las que se encontraba una señora de 81 años, transportaron la imagen de la Virgen, con los elementos y herramientas necesarios para su colocación en lo más alto del picacho. cruz de juanar

la cruz de juaná, historia y leyenda
El Padre José Tejera oficiando la eucaristía
en la cúspide de Juaná

Después de que la imagen fuera ubicada en su lugar definitivo, hubo que esperar hasta el 1 de mayo de 2007, día en el cual fue bendecida por el Padre Tejera en una emotiva ceremonia que reunió a más de un centenar de personas. la cruz de juanar la cruz de juaná

la cruz de juaná, historia y leyenda
Bendición de la Virgen de Juaná
1 de Mayo de 2007

Desde entonces, esta figura de la Virgen del Carmen se ha convertido en un nuevo aliciente para que la tradición de la subida a la Cruz de Juaná, continué y sea visitada por más personas cada primero de mayo.

Por Francisco Javier Galbeño cruz de juanar



2 comentarios sobre “La Cruz de Juaná, historia y leyenda

  • el 16 mayo, 2020 a las 09:23
    Permalink

    Soy nacido y criado en Marbella aunque ahora no vivo aquí; para más aclaración en la plaza de toros y desde pequeño miraba la Cruz con unos prismáticos que teníamos en casa.
    Por desgracia nunca he subido y ahora la salud no está muy bien, pero cuando me recupere un poco subiré y así cumpliré uno de mis sueños.
    Marbella siempre en mi corazón.

    Respuesta
    • el 16 mayo, 2020 a las 17:04
      Permalink

      Es increíble como los recuerdos de nuestra infancia nos acompañan toda la vida.
      A veces, con el paso del tiempo, esos recuerdos afloran con más fuerza. Siendo entonces, cuando la nostalgia nos suele animar a volver a reencontrarnos con ellos.
      Ojala te recuperes muy pronto, Francisco. Y puedas cumplir ese sueño de subir hasta el pico de Juaná.
      Te aseguro que llegar hasta allí y respirar el aire puro que habita en aquellas alturas, nos llena siempre de una increíble y reconfortante energía positiva.
      Un cordial saludo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!