La Cofradía de Pescadores de Marbella, muy preocupada por el alga asiática

Hace ya algunos meses, incluso durante la anterior temporada turística, que una imagen se repite en diferentes puntos del litoral de Marbella: un manto de algas recubre gran parte de las playas de la Costa del Sol a ojos de los bañistas mientras que en los puertos, los barcos de artes menores y de arrastre permanecen amarrados porque sus redes apenas capturan peces sino kilos y kilos de esta especie de alga invasora procedente de Japón, Filipinas y China.

Se trata del alga Rugulopterix okamuraeuna especie que está amenazando la biodiversidad marina de la zona aunque hasta el momento poco se sabe de ella. El impacto es tremendo sobre la biodiversidad porque ocupa el espacio de otras algas y plantas autóctonas como la posidonia. Se fija a las piedras pero también a otras algas e incluso la hemos visto adherida a ruedas o cangrejos.

En solo cuatro años se ha propagado por toda la Bahía de Cádiz y en el último año ha hecho mella en las playas malagueñas de Marbella y Estepona y`parece que también empieza a extenderse por Huelva.

En muy poco tiempo ha pasado a ocupar más de 100 kilómetros de costa y además a una velocidad que hasta ahora no se ha descrito en ninguna otra especie. Hemos pasado de no tener nada a miles de toneladas en tres años. Realmente, es una autentica barbaridad.
x

x
En Marbella
,
El presidente de la Cofradía de Pescadores, Manuel Haro, ha pedido a los distintos organismos públicos implicados en este tema, que “actúen con la mayor rapidez posible” en la culminación del proceso necesario para la declaración del alga asiática como especie invasora, ya que es un “paso esencial” para que se pueda actuar y se acabe con la indefensión del sector.

Además, es de vital importancia paliar cuanto antes los efectos que esta especie pueda tener tanto en la imagen de Marbella y la Costa del Sol, como en la pesca, pues está perjudicando sobre todo al trasmallo, que es un arte de pesca artesanal formado por tres redes superpuestas para atrapar salmonetes, lenguados, besugos o jibias.

Desgraciadamente desde hace más de medio año, cuando los pescadores las lanzan al mar, apenas aparecen peces. Sus capturas son decenas de kilos de una masa de color pardo.

x

x

x

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de privacidad

error: Este contenido está protegido