Galmel Woolsey

Gamel Woolsey fue la autora extranjera que mejor
supo describir lo desastres de la guerra civil española

Gamel Woolsey.
Ya sabemos que a la mujer no se le ha concedido en la literatura el espacio y el lugar que le corresponde. Por eso, no es de extrañar que a Gamel Woolsey se la conozca más porque fue la mujer de Gerald Brenan, que por su labor como escritora.

Si bien a largo de su vida, Gamel no publicó muchas cosas. Resulta realmente imprescindible que los malagueños la recordemos y pongamos en valor toda su obra.

Gamel Woolsey 2

Elizabeth Gammell Woolsey nació el 28 de mayo de 1895
en Breeze Hill Plantation, en las afueras de Aiken, Carolina del Sur

Fue hija de Elizabeth Gammell, de Charleston y del banquero de Nueva York, William Walton Woolsey. Siendo adulta, decidió adoptar como primer nombre, una versión abreviada del apellido de soltera de su madre, viviendo una infancia idílica en la propiedad rural de su familia.

Su padre adquirió la plantación de algodón donde nació Gamel en 1871. William  Walton llegó desde Nueva York a Aiken a causa de sus problemas de salud, pues este lugar tenía la reputación de gozar de un clima ideal para quienes padecían la tuberculosis. Además del algodón, la granja de la familia Woolsey, se dedicó también a la cría de caballos.

Después de la muerte de su padre el 28 de abril de 1910, la madre de Gamel se trasladó con sus dos hijas a Charleston. Gamel y su hermana Marie se fueron incorporando poco a poco a la vida social de esta ciudad, al tiempo que asistían a Ashley Hall, una escuela exclusiva para mujeres jóvenes.

A Gamel le enfadaba muchísimo los roles de género restrictivos impuestos por los convencionalismos sociales de aquella época. Buscando siempre escapar de ellos a través de actividades creativas o actuando en producciones dramáticas para estudiantes.

En 1917, le diagnosticaron tuberculosis, la misma enfermedad que hizo que su padre se trasladara de Nueva York a Aiken. Este hecho, interrumpió los planes que su madre tenía para ella y que incluía un posible matrimonio con un joven de un alto nivel social.

A partir de entonces, Gamel se sintió más liberada para poder perseguir sus inclinaciones artísticas. En consecuencia, después de un periodo de recuperación en un sanatorio, se fue a Nueva York, iniciando activamente su carrera como poeta.

Aunque cultivó principalmente la poesía, publicó también dos novelas y algunos relatos. Publicando su primer poema en el New York Evening Post en 1922.

A partir de entonces comenzó a relacionarse con importantes autores de la época, entre los que se encontraba el periodista neozelandés Rex Hunter, de quien Gamel quedo perdidamente enamorada. En abril de 1923, Gamel y Hunter se casan, aunque después de cuatro años en los que ella se siente incomprendida y relegada al simple papel de ama de casa, el matrimonio se separa.

Posteriormente, Gamel sostuvo un idilio apasionado con Llewelyn Powys, hermano del también escritor John Cowper Powys.

Gamel viajó hasta Dorset, Inglaterra en 1929 acompañando a Powys, donde vivieron una intensa y desenfrenada aventura cargada de frustraciones.

En 1930, mientras se liberaba lentamente de su enredo con Powys, Gamel conoció al escritor e hispanista Gerald Brenan, con quien mantuvo una relación que duró casi cuarenta años.


Gamel Woolsey 1

Gamel y Brenan solían recibir a menudo visitas
de sus compatriotas ingleses en su casa de Churriana

Gamel Woolsey y Brenan se casaron en Roma en 1931. Años más tarde, en 1935, deciden trasladarse hasta España para iniciar una nueva vida, ocupando primeramente una vivienda en Yegen (Granada). Un tiempo después, adquieren una casa en Churriana, un lugar tranquilo muy cerca del aeropuerto, de Málaga y de Gibraltar.

Gerald y Gamel encontraron por fin un lugar adecuado para formar un hogar en compañía de Miranda, una hija ilegitima de Brenan, que fue adoptada por ambos. Desde su nueva casa en Churriana, rodeada de colinas grises, la familia Brenan podían ver cada mañana el Mediterráneo, Málaga y las blancas cumbres de Sierra Nevada. Las cuales, permanecían nevadas hasta bien avanzada la primavera.

Cabe mencionar que hay quienes afirman que Gamel Woolsey debió ser una mujer sumamente atractiva ya que fueron muchos, incluido reputados escritores, los que se disputaron su amor.

Precisamente, cuando Gamel vivía en España con Brenan, fueron visitados en diversas ocasiones por el filósofo Bertrand Russell. Quien no reparó en insinuarse insistentemente a Gamel, ofreciéndole incluso matrimonio.

Perece ser que Rusell siempre se encontró con el rechazo de Gamel a todos sus intentos por seducirla. Aunque esto no evitó que los Brenan mantuvieran con él una profunda amistad durante muchos años.

Gamel Woolsey no fue una escritora muy prolífica. Aunque a juzgar por lo que ha visto la luz, fue una autora sumamente exigente consigo misma. Tal vez ahí resida la respuesta a esta incógnita.

Su Middle Earth (1931) es una colección de poemas íntimos totalmente apabullante. Siendo la tercera de sus obras Spanish Fairy Stories (1944) también una de las más conocidas. Desgraciadamente, muchos de los relatos escritos por Gamel se encuentran perdidos en antologías y libros a lo largo de todo el globo.

Gamel Woolsey 3

Gamel y Brenan vivieron en primera persona
la tragedia de guerra civil española 

Gamel Woolsey, publicó también en 1939 Death´s Other Kingdom (El Otro Reino de la Muerte). Siendo reeditada en nuestro país en 1998 con el titulo de Málaga en llamas.

Antonio Banderas incorporó hace algunos años Málaga en llamas a un ambicioso proyecto para adaptarla al cine. Aunque lamentablemente la productora del malagueño (Green Moon), no pudo hacerse con los derechos del libro. Razón por la cual, la película nunca se puso en marcha.

Esta obra se presenta como cualquier otro libro de memorias, aunque en este caso, su memoria atraviesa el sentir de todo un pueblo. Una etapa nefasta de la historia española, narrada desde una perspectiva externa, la que le da el ser extranjera.

Gamel escribía narrando todo lo que sus ojos veían, cosas, que se hacían muy difíciles de creer. Escribía mientras observaba cómo pasaban cuerpos inertes a su lado, mientras veía desplomarse un país.

Brenan y su esposa se convirtieron en testigos directos de la Guerra Civil. Viviendo día a día desde la cercanía de Churriana, los continuos bombardeos sobre Málaga.

Los gritos de horror y la tragedia se fueron acercando paulatinamente hasta el tranquilo hogar de los Brenan. Desde allí, se apreciaba el inicio de la destrucción de una ciudad que sobrevivía aterrorizada por las llamas y por el odio.

Pero no se quedarían para verlo. Gamel comenzó a escribir el 19 de julio de 1936 en su casa de Churriana y terminó la novela cuando su barco (de la Armada de los Estados Unidos) hace escala en Lisboa después de una corta estancia en Gibraltar.

Brenan y Gamel salieron de España en septiembre de 1936 y no pudieron regresar hasta el año 1953. Exceptuando este periodo en el que se vieron obligados a residir en Inglaterra, Gamel vivió el resto de su vida en Andalucía.

Gamel Woolsey 5

Málaga en llamas fue escrito por la esposa de Gerard Brenan desde lo cotidiano,
no desde un punto de vista político, sino totalmente humano

Al igual que su primera novela, la mayoría de las obras de Gamel Woolsey vieron la luz después de su muerte. Su poesía fue publicada en varios volúmenes por Kenneth Hopkins y Warren House Press en el Reino Unido: Veintiocho Sonetos (1977), The Last Leaf Falls (1978), Middle Earth (reeditado en 1979), The Seeds of Demeter (1980), The Weight of Human Hours (1980) y Collected Poems (1984).

Gamel Woolsey, era ante todo poeta y ese entusiasmo se aprecia en toda su obra. Donde se advierte también su protesta en contra de la falta de libertad que habían padecido las mujeres de su tiempo.

El 18 de enero de 1968, Gamel Woolsey, abandonaba este mundo a los setenta y tres años, víctima de un cáncer de mama.

Sus restos junto a los de Gerald Brenan reposan en el Cementerio Inglés de Málaga.

En la lapida, su marido Gerald mando escribir los dos primeros versos de la canción de Cymbeline de Shakespeare: “No temas más al calor del sol”.

Agradecimientos por su colaboración a:
María José González
Lola Ortega Muñoz
Gerald Brenan’s Cultural Association (ACGB)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *